Estoy furiosa contigo, ¿por qué te has ido?

Ayer me sentí furiosa, hoy también. Es una furia silenciosa, quieta. No se me nota mucho por fuera, quizá en que estoy algo más taciturna y susceptible, no más que eso. Pero estoy furiosa, bebé. Por primera vez en todo este tiempo estoy furiosa contigo, por haberte muerto. ¿Sabes cuánto nos costó a los dos […]

Read more
El espejo en el espejo: un laberinto

«Pero algo ha cambiado. La grieta no vuelve a cerrarse. Y detrás de tus estrellas pintadas, fuera de tu mundo firmemente constituido, jamás cuestionado, subsiste aquello distinto que hace que todo sea dudoso. No puedes evitarlo. Pero tampoco estás dispuesto a aceptarlo. Durante mucho tiempo permaneces así, con la sensación de haber sufrido una herida […]

Read more
Los tañidos metálicos de tu ausencia

A pesar de que me esfuerzo en seguir y aunque el tiempo va separándome del momento de tu muerte, hay días en los que me siento tan cansada que quisiera rendirme, dejarme caer en un rincón y dormir, olvidar, quizá morir, quedarme en paz. Se me pierde el horizonte, niño mío. No veo más allá […]

Read more
Elegías de Duino

«Antiguamente, hubieran entonado para ti los cantos de lamento. Habrían pagado a algunas mujeres para que gritaran dándose golpes en el pecho durante toda la noche, cuando todo está en silencio. ¿Dónde están ahora todas esas costumbres? Desde entonces, muchas de ellas han desaparecido o se han abandonado. Para eso has venido tú: para recuperar […]

Read more